Der Vampyr,

de Heinrich August Ossenfelder

(1748)


Heinrich August Ossenfelder (1725-1781) publicó su Der Vampyr en 1748. El poema apareció en un número dedicado a los vampiros en la revista científica alemana Der Naturforscher. Eine physikalische Wochenschrift, editada en Leipzig por Christlob Mylius, que contenía asimismo la "Carta 125" del Marqués d'Argens.

Ofrecemos aquí la versión original en alemán, y una traducción propia de la misma al castellano. La importancia de este pequeño poema en la historia de la literatura vampírica es fundamental, ya que en ella se alude por primera vez a los no muertos en una obra literaria utilizando la palabra vampir, que había pasado al alemán pocos años antes, en 1725 cuando algunos periódicos se hicieron eco de las extrañas noticias acerca de cadáveres que se levantaban de sus tumbas en la frontera húngara para beber la sangre de sus familiares vivos. El primero de ellos fue el diario austriaco Das Wienerisches Diarium. Dichos periódicos mencionaban que las gentes de la frontera llamaban a estos aparecidos vampiry, palabra que apareció escrita en alemán por primera vez en el informe del oficial y cirujano austriaco Frombald, que se ocupó del caso de Peter Plogojowitz.

En este poema, un amante despechado le reprocha a su amada que atienda inflexible a los consejos prudentes de su madre, negándole su amor. Compara su obstinación con la firmeza con que los hajduks, los colonos milicianos que habitan las riberas del río Theyse ó Tisza, el río más grande de Hungría después del Danubio, creen en los vampiros. Estos colonos se hicieron famosos porque en sus aldeas se produjeron, años atrás, las más famosas epidemias de vampirismo del siglo XVIII. El joven protagonista del poema jura vengarse de la muchacha, brindando con tockay, un vino húngaro, con la amenaza de que irá hasta ella como un vampiro para beberse su sangre y enseñarla una lección mejor que las que recibe de su madre mientras muere aterrorizada entre sus brazos.

Existe una traducción al inglés que no se ajusta del todo bien al original en alemán, a partir de esta traducción circula por la red una traducción al castellano que contiene, además de los errores que ya arrastra de por sí la traducción inglesa, otros debidos a una mala interpretación de ciertos vocablos usados en el poema. El más notorio es aquel que confunde la palabra tockay (Tockayer en el original alemán), que como hemos visto es un vino húngaro, con un reptil. En el poema original el protagonista habla de brindar y beber tockay, no de arrastrarse como un reptil. Esto ha provocado errores en la interpretación del poema llegando a sugerirse que Ossenfelder quería identificar al vampiro con la bíblica serpiente que causó el pecado original.

El original alemán

Mein liebes Mägdchen glaubet
Beständig steif und feste,
An die gegebnen Lehren
Der immer frommen Mutter;
Als Völker an der Theyse
An tödtliche Vampiere
Heyduckisch feste glauben.
Nun warte nur Christianchen,
Du willst mich gar nicht lieben;
Ich will mich an dir rächen,
Und heute in Tockayer
Zu einem Vampir trinken.

Und wenn du sanfte schlummerst,
Von deinen schönen Wangen
Den frischen Purpur saugen.
Alsdenn wirst du erschrecken,
Wenn ich dich werde küssen
Und als ein Vampir küssen:
Wenn du dann recht erzitterst
Und matt in meine Arme,
Gleich einer Todten sinkest
Alsdenn will ich dich fragen,
Sind meine Lehren besser,
Als deiner guten Mutter?

Traducción

Mi querida y joven doncella siempre
inflexible, rápida y dispuesta
a las enseñanzas recibidas
de la siempre piadosa madre;
como las gentes del Theyse
en vampiros fatales
creen firmemente los hajduks.
Pero tan sólo espera Cristina mía,
tú no quieres amarme;
caerá mi venganza sobre tí
y hoy brindando con tockay
a la salud de un vampiro beberé.

Y si te duermes dulcemente
de tus hermosas mejillas
el líquido púrpura sorberé
entonces cuando estés asustada
será cuando te bese
y será el beso de un vampiro:
cuando quedes temblando
y entre mis fríos brazos
como un muerto que se derrumba
será entonces cuando te pregunte
¿Son mis lecciones mejores
qué las de tu buena madre?

© 2010. Del texto y traducciones, Javier Arries

© 2016. Diseño y contenido por Javier Arries

email

"A veces, se alzan puertas. Atravesarlas o pasar de largo; esa es la elección del viajero, la causa de su grandeza y de su eterno peregrinar. Viajero llama a la puerta si quieres pasar..."

Webs amigas